El PRUG de la Sierra de Guadarrama

El PRUG de la Sierra de Guadarrama
6
abr

La mayoría me conocéis desde hace años, pero para quien de venga de nuevas a leer este blog, he de decir que fui en 2005 miembro fundador de IMBA España, y por cierto, circunstancialmente primer presidente. Al poco tiempo comencé mi andadura en la industria de la bici, y dejé aparcado mi “activismo” bicicletero, siendo desde entonces un ciclista de montaña más de esos que piensan que la asociación IMBA está para resolvernos todo a los bikers… como si el trabajo se hiciera sólo, o como si le estuviéramos pagando entre todos un “sueldo” a los señores de IMBA y tuviéramos derecho a exigir que trabajen para nosotros. Nada más lejos de la realidad.

Hace unos días me cabreé mucho, cuando un partido político de Moralzarzal venía a preguntar a su concejalía de medio ambiente (y creo que también en la Asamblea de Madrid) qué medidas iba a tomar para limitar las competiciones deportivas de bici de montaña en el Cerro del Telégrafo. Es verdad que este monte de Matarrubia está masificado por ciclistas de montaña, moteros, cazadores, senderistas y corredores, entre otros usuarios, pero parece que detrás de esa iniciativa política para poner el foco en las competiciones de enduro se escondían más bien “trapos sucios” de la municipalidad en cuestión. Más allá del cabreo del momento, de compartirlo en redes sociales, y de escribir la anterior y pequeña entrada de este blog, no le di más importancia al asunto.

Pero hete aquí que unas cuantas semanas más tarde vemos en redes sociales cómo el Observatorio Ciudadano para la Conservación del Patrimonio de la Sierra de Guadarrama llama a la participación en una jornada sobre el estudio del uso de la bicicleta de montaña en espacios protegidos.

Evidentemente, aunque el título de las jornadas se refiere de manera genérica a espacios protegidos, había un claro interés en esta convocatoria en referenciar esta jornada al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. No sólo porque tres días atrás se había presentado en el mismo escenario el inicio del proceso de elaboración del PRUG del parque nacional, sino porque dentro de unos días comenzarán las mesas sectoriales en las que los distintos colectivos interesados nos reuniremos con los técnicos y responsables del parque y de la administración, para la mencionada elaboración del reglamento.

Para los que no lo sepáis, el PRUG es el Plan Rector de Uso y Gestión del parque, es decir, que se trata a grandes rasgos de la reglamentación que determinará cómo se ordena este espacio natural protegido, y qué usos y actividades se pueden desarrollar en él. Consecuentemente, determinará también qué usos deportivos son los que se deben quedar fuera. He de reconocer que me jode mucho que un colectivo que quiere usar y disfutar el medio natural se empeñe en sacar a otro del monte.

Pero reconozco que me cabreó mucho más cómo se convocó en redes sociales. Podéis ver lo que escribieron: “es necesario poner fin al impacto de esta actividad en nuestro medio natural”. Teniendo en cuenta que cualquier actividad provoca un impacto, decir que hay que acabar con el impacto de la bici es decir que hay que echar a la bici de la sierra. Algunos lo comentamos vehementemente en Facebook, por lo que inmediatamente lo editaron, y una vez editado y borrado ese comentario, a mi me acusaron de no querer debatir con ellos, queriéndoles negar el derecho a debatir sobre este tema. Eso me cabreo mucho más. Tirar la piedra, esconder la mano, y encima acusarme a mi de ser el que no quiere debatir.

Aunque he de decir que durante un descanso en la jornada uno de los miembros del Observatorio me pidió disculpas por el malentendido, lo cual agradezco, y me indicó que no pretendían más que invitarnos al debate (quizá poniendo un poco de “pimienta”), yo sinceramente creo que les salió el tiro por la culata. Sí, porque es evidente que no tenían ninguna intención de debatir con nosotros. Basta ver que de los ocho ponentes, siete de ellos nada tienen que ver con la bici de montaña, para darse cuenta de que lo que editaron en redes sociales era cierto: lo único que les interesaba era discutir cómo acabar con la bici de montaña en la Sierra de Guadarrama.

Pero desde luego, si fuera cierto que lo pretendían era que participáramos, lo consiguieron. Entre los asistentes hubo una abrumadora mayoría de ciclistas de montaña. Y aunque lo dije allí, lo repito de nuevo en este blog: sí, estamos encantados de debatir. Pero particularmente echo de menos que la jornada no fuera para “estudiar” el impacto de la bici y debatir cómo minimizarlo, sobre todo viendo que no se organizan otras jornadas similares para ver el impacto que provocan otras actividades y otros usos deportivos, pero es lo que hay. Organizar una jornada tan sesgadamente parcial para sacar las conclusiones que ya traes escritas de casa y ponérselas encima de la mesa a los responsables del parque… digamos que no es “juego limpio”. Pero de la jornada en sí hablaré en un próximo post.

En lo personal, le doy las gracias al observatorio. Sigo sin tener ni un minuto libre para dedicarle ayuda a la asociación IMBA, pero viviendo en la sierra, trabajando en la sierra, y disfrutando de nuestro deporte en la sierra… me he sentido especialmente agredido, por lo que en la medida de lo posible trataré de aportar mi granito de arena para que el uso de la bicicleta de montaña sea compatible con la conservación de este espacio protegido. Así que toca empezar a decir las cosas claras, las que nos gustan, y las que no nos gustan. Toca empezar a pedir que no nos señalen, que normalmente ya nos solemos señalar nosotros mismos el ombligo, e incluso igual toca empezar a señalar a otros colectivos. Toca implicarse.

En breve os contaré cómo fue la jornada de debate, al menos mi punto de vista y con mis conclusiones, pero… de momento, solo deciros que aunque no puedo afirmar con rotundidad que el que fuera primer presidente de IMBA España haya vuelto a primera línea de combate ciclista, pero al menos, desde esta tribuna y allá donde pueda, trataré de contribuir a integrar el uso responsable de la bici de montaña en el Parque Nacional Sierra de Guadarrama.

Y como este blog estaba pensado para contaros mis aventurillas y mis pensamientos, y de lo primero últimamente hay muy poco… ¡vamos a mojarnos!

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *