La Fernanda

La Fernanda
7
ago

Ni por asomo digo que me parezca a Ángel Chéliz, Germán, Jorge, Oriol y el resto de la tropa ainsetana. Ni por asomo. Ellos son muy grandes, y yo ni siquiera un aprendiz. Pero hoy he llegado a imaginarme la satisfacción que ellos deben sentir cuando terminan de recuperar un sendero en su comarca. Y eso que lo nuestro ha sido un choteo… pero sólo pensar que has arreglado un trazado que van a disfrutar un montón de ciclistas, senderistas, caballistas, y demás fauna humana, es la repanocha. Y ya, si como ellos, le dan valor histórico y antropológico, pa’ cagarse.

El otro día andaba yo petado en el curro, y por aquello de evitar la improductividad, despejarme, y de paso hacer algo de ejercicio, eché a andar por el monte que tengo al lado del curro. Es un cerrete bien majo, que separa Navacerrada y Becerril de la Sierra, y que recibe el nombre de Alto del Hilo. Está formado por una pequeña cima con ese nombre, y otra más al suroeste llamada el Cerro de las Cabezas, y es un monte bien conocido y trillado por muchos, porque entre ambas elevaciones, en el Collado de las Cabezas, está la célebre trialera del Cola-Cao. Los rally-men, de la mano del incombustible e inimitable Antonio “Cordobés” lo han ciclado de arriba abajo, llegando a disputar en él un Campeonato de España de XC hace pocos años (creo que lo ganó Hermida).

El caso es que cogí una senda que no no se veía con mucha claridad, y que no había hecho nunca antes. Y empecé a subir, y a subir… y cuando la senda se perdía entre jaras y pino, aparecía otra zona donde se intuía alguna trazada, no sé si de moto, de andarines, o de vacas… pero enlazando un tramo con otro, subiendo por una piedras, esquivando unos arbustos de esos que pinchan como su puta madre, acabé llegando a lo alto del cerro, al Alto del Hilo (1.267 mts), donde se ubica un depósito de agua que debe abastecer a Becerril.

Me atrevería a decir que casi ningún tramo de estos se ha ciclado, aunque insisto, muchos han podido ser abiertos por motos de trial, tan habituales en este monte. Porque sí, aunque a veces les echemos la peta a los moteros, y nos excusemos en ellos para decir que las bicis no erosionamos y que la culpa es de las motos… muchos de los maravillosos senderos que disfrutamos no existirían de no ser por los moteros. Bueno, que me enrollo… el caso es que la cabra tira al monte, y esa subida que enlacé a base de tramos… tenía una pinta de poder bajarse en bici ¡cojonuda!

Así que manos a la obra, al día siguiente, subí al depósito en bici, a lo más alto, y comencé a bajar por donde había subido… que si unos arbustos, que si unas ramas, que si unos escalones casi insalvables, que si no se ve la senda… pero la bajada estaba ahí, sólo había que limpiarla. Y además, en la parte baja, se enlaza con otro tramo más trillado y… oye, no es la bajada del siglo, pero está muy bien.

Ayer estuve por allí otra vez, con Jorge Talus y Álvaro Hernández, de Track MTB. Y la repetimos en bici, pero tratando de emular a mis héroes del Sobrarbe en la labor de peones camineros. Eso sí, como buenos domingueros, íbamos con lo puesto. Unos alicates de cortar chapa, un piolet que a última hora dejamos en la oficina, los guantes de montar en bici, y en definitiva, nuestras manos y nuestros pies. Hemos arrancado zarzas, hemos limpiado la pinaza del suelo, hemos alicatado al estilo “Toni”, hemos corregido alguna trazada con troncos y rocas para que se vea bien el camino, hemos amputado algunas jarillas, le hemos cortado las uñas a algún pino, y nos hemos dejado querer por esos arbustos pinchones que no sé qué nombre tienen… Sin criterio, claro, porque ya os digo que no llegamos ni a aspirantes de “trailbuilders”. Y sin abrir nada nuevo, porque los tramos de senda ya estaban ahí (inlcuso puede que haya sido alguna cuadrilla del Ayuntamiento la que ha despejado algún tramo intermedio de jaras)…

Pero al final, sin que sea esto una Wolrd Cup, creo que ha quedado una bajada muy apañada. Apenas un kilómetro, con una pendiente media del 14%, y unos 150 metros de desnivel. Se puede hacer desde el Alto del Hilo (un sitio acojonante para comerse una barrita), o desde el depósito, unos metros más abajo.

Tiene un tramo inicial descarnado, con pendiente y un terreno muy suelto, y que comparte con La Ignacia, antes denominada “trialera viril del depósito”, pero ahora rebautizada por la habilidad del torrelodonense de no poner pie en ella. Luego, se interna en la umbría bajo el despósito, y se encamina a la zona de más turrón. Un par de pasos de cierta complicación, con losas y escalones de granito al más puro estilo serrano. Luego, sendero con pendiente, y salimos a la zona de los Horcajos, donde nos va a tocar esquivar jaras en un tramo que, cuando se defina bien la senda, tendrá mucho flow (o no…). Y salimos al depósito de abajo, enlazando ya con un tramo existente que nos deja en la puerta de la nave (qué gozada que los senderos te dejen al pie del curro).

Y ahí está, “La Fernanda“, ya limpia de ramas y zarzas, lista para ser disfrutada. Una alternativa más técnica y larga que el sendero “El Fary“, y un poco menos complicada que el “Cola-Cao“, pero que sobre todo, permite darle descanso a esa bajada, tan trillada y rota por el paso de bicis, andarines, y motos.

Y además, con la pequeña satisfacción de haber puesto a disposición de muchos, un kilometrillo de diversión. Es la influencia del #ZonaZerismo. Puede que la bajada no la haga nadie (ya veremos en el Strava), y que quede en el olvido. O puede que se convierta en un clásico. Sólo el tiempo lo dirá. Pero, hoy puedo decir que, estoy muuuuy satisfecho de haber limpiado un sendero para TODOS. Gracias a Jorge y Álvaro por la curradilla que nos hemos pegado… no quiero pensar lo que tiene que ser una jornada de trabajo a las órdenes de Chéliz.

Os dejo el segmento del Strava desde arriba del todo: La Fernanda

Comments

  • 08/08/2015

    La Fernanda! Que grande eres Boada. Por cierto, mamón, pa la próxima avísame con tiempo, que me tiré una hora afilando la podadora 😉

    • Nano
      17/08/2015

      Esta semana vamos a limpiar un sendero en La Barranca…

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *