No es casualidad

11
may

No es casualidad ver a Muriel en un podio, y no es causalidad verla sonreir.

No es casualidad, porque hace ya muchos años que le da a los pedales para estar allí arriba, desde que apareció en 2006 por aquí por Madrid, cuando sólo podía entrenar yendo y viniendo en bici al trabajo en Nuba. Y precisamente en aquellos años, 2006, 2008 y 2009, las mismas chicas con las que hoy lucha por los podios le metían 20, 25 e incluso 30 minutos en las carreras de XC a las que Muriel acudía. Y hoy lucha con ellas para estar en lo más alto. No es casualidad.

Desde aquellos años Muriel sólo piensa en una cosa: mejorar. Es lo que le hace feliz. Pedalear, mejorar, y ver los resultados. Y los resultados llegan cuando se trabaja.

Va camino de ser una Súper-Abuela. Ella sabe que no va a ganar ningún mundial, ni va a ir a las Olimpiadas, ni nada de ese estilo… pero no le importa. Empezo muy tarde a dar pedales, pero como es lo que le hace feliz, no es casualidad verla en el podio, como hoy en el Open de España XC en Vall de Lord.

Porque desde que la conozco, sólo hace una cosa… lo contrario que yo, por cierto: cuidarse y entrenar. Va para 8 años que la conozco, y no la he visto nunca tomarse dos cervezas, meterse un chuletón con patatas, o una fabada con sus aperos, o cometer un exceso gastronómico más allá de su adicción al chocolate. Es aburridamente estricta con el cuidado de su cuerpo. Alimentación, entrenos, descanso… Y cuidarse así, da resultados.

Como todos los que dedican su tiempo a competir en este deporte, ella sabe los sacrificios que conlleva: familia, horas de entreno, vacaciones, viajes e incluso trabajo… sabe todo lo que se ha perdido, pero también sabe lo que ha ganado (y no me refiero a victorias) y como le hace feliz, sólo piensa en bici, bici y bici.

Y ahí la tenéis. Cada día un poquito mejor. Cuando otros mejoran y empeoran, suben y bajan, vienen y van, aparecen y desaparecen, ella no hace más que avanzar despacito, muy poco a poco, pasito a pasito. Sin hacer ruido, y sin extravagancias. Sin más pretensión que divertirse cada día que se sube a la bici, y con la intención de ver hasta dónde puede llegar.

Ya se le ha pasado la edad de ser un motor GTI, de la explosividad y de las carreras XC, pero confía en el rendimiento diésel a largo plazo, de modo que a ver hasta dónde llega, y si puede convertirse en un TDI de los bueno. Maratones, carreras por etapas… y ahora le ha dado por el Enduro. Así que me imagino que nos queda Muriel para rato, porque aunque despacito, trabajando a tope las cosas anvanzan poco a poco. Y eso le hace feliz.

Así que a seguir con ello, a seguir trabajando por ser cada día un pelín mejor. Y ya sabes, Mu, que aunque me haya aburrido un poco de acompañarte a las carreras, y aunque a veces no te lo diga… sigo siendo tu fan nº 1.

PS.: enhorabuena a las compis que cada carrera se lo ponen difícil, porque es también gracias a ellas que Muriel mejora cada día, sois un estímulo, un desafío y una inspiración para ella.

Comments

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *